23 dic. 2011

Mesa navideña

Este año paso Navidad fuera de casa (va a ser raro) y la cuestión es que entre el bolsillo reducido y que los asistentes rondan las 40 personas, para presentarme con "algo" para todos, nuevamente voy a recurrir al estómago ajeno, que nunca falla y compartirlo en la mesa dulce.
Obviamente que una de las recetas tenía que tener chocolate apto para todo público, mientras que la otra quería que fuera frutal. Las elecciones fueron el Pan de chocolate que siempre hacía para llevar al colegio a fin de año y el Pastel rectangular de naranja.

Pastel de naranja















250gr manteca - 250gr azúcar - 3 huevos - 4 yemas - 1 pellizco de sal - 2cl de licor de naranja (Cointreau o Triple Sec) - corteza rallada de 2 naranjas y 1 limón -  2 cucharadas de jugo de naranja y 1 de jugo de limón - 100gr de harina - 100gr de fécula - 100gr de almendras molidas - 100gr de corteza de naranja confitada

100gr de jalea de naranja - 200gr de azúcar en polvo - 3 cucharadas de jugo de naranja
para el molde: manteca y pan rallado


Untar con manteca un molde rectangular y esparcir en él pan rallado. Calentar el horno a 175º - 190º.
Batir la manteca con el azúcar hasta lograr una mezcla espumosa, añadir uno tras otro (por separado) los huevos y las yemas y entremedio mezclar unas cucharadas de harina.
Agregar a la masa la sal, el licor, las ralladuras y el jugo de naranja y limón.
Tamizar el resto de la harina con la fécula e incorporar a la masa junto con la almendra y 80gr de corteza de naranja confitada.
Poner la masa en el molde y cocerla 75-90min en la parte baja del horno.
Dejar enfriar el pastel sobre una rejilla y luego untarlo con la jalea calentada y removida.
Mezclar el azúcar en polvo con el jugo de naranja, bañar con ello el pastel y decorar con el resto de la corteza de naranja confitada.
Aviso: esta receta no es para quienes gustan de un sabor suave. Es naranja + naranja con más naranja.

Pan de chocolate














5 yemas de huevo - 180gr azúcar - 1 punta de cuchillo de sal y otra de canela molida - el interior de 1/2 vaina de vainilla (ó 1 cucharada esencia de vainilla) - corteza rallada de 1/2 limón - 50gr manteca - 5 claras de huevo - 90gr chocolate rallado/ picado - 100gr harina - 100gr almendras picadas/procesadas

Enmantecar un molde alargado y esparcir en él pan rallado. Calentar el horno a 190º.
Batir las yemas con la 1/2 del azúcar, la sal, la canela, la vainilla y la ralladura de limón hasta obtener una mezcla espumosa.
Derretir la manteca y dejar enfriar.
Batir las claras con el resto del azúcar a punto nieve.
Incorporar de abajo arriba 1/4 parte de la clara montada a la mezcla de yemas (muy importante! para equilibrar densidades y que quede bien espumosa la masa).
Incorporar a la masa el chocolate rallado (cortado a cuchillo es más fácil), la harina tamizada, las almendras (pasadas por la microprocesadora quedan mejor) y el resto de la clara montada junto con la manteca derretida.
Verter la masa en el molde, alisarla y cocerla 40-50 min en la parte baja del horno.
Dejar enfriar el pastel en una rejilla. Derretir el chocolate a baño María y agregarle leche de a cucharadas (no más de 3, dependiendo del chocolate) para lograr la consistencia adecuada para un baño de chocolate. Recomiendo evitar los baños de chocolate comerciales porque son grasa hidrogenada con cacao, es mejor tomarse el trabajito de derretir los bloques de chocolate, en lo posible de alto porcentaje de cacao.


Incorporar una cucharada de manteca para lograr mayor brillo en la cobertura. Esparcir cobre el pastel y decorar con las láminas de almendras antes de que se enfríe.
Aviso: el pan es de chocolate, sí, pero no hay que bajarlo con gotas para el estómago. El que busca ese tipo de opción, recurrir a los libros de la Sra. Botana. No es un insulto, es una observación. Loas a la torta de ricota de Maru, ¡que lleva como 12 huevos!

El anécdota de estas tardes de cocina es que primero hice los budines en porciones individuales y agarré uno de cada para que los miembros de la familia los probaran (como si fuera la primera vez que los hago...). ¿Resultado? ¡Terminé haciendo otra tanda para que quede en casa para el 24! Comparto las fotos impecables que sacó mi hermano de los resultados obtenidos. Gracias Tom.






Ya se lo que están pensando, y si, soy una golosa irremediable. Pero lo mejor hacer algo casero para otros (en este caso cocinar) es el "bubbly feeling" o sentimiento burbujeante que deduzco como felicidad al ver la cara de la persona recibiendo algo hecho en casa y degustándolo.

¡Felices Fiestas! Próximamente voy a mostrar las decoraciones del día de Navidad.
Saludos, Victoria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario