12 jul. 2012

Sillita

Estaba yo ahí, sola en el trabajo un día de lluvia y no entraba NADIE, así que decidí hacerle un almohadón a una sillita de metal que se veía muy incómoda. Aclaración: la sillita mide 30 cm de alto y no más de 10 de ancho, ideal para una muñeca.





Como ven, es reversible y usé las telas que tenía a mano, que son las del almohadón de Delfina (todavía no terminé el segundo, un horror!)



No tenía un botón a mano, así que para crear el efecto de capitoné, usé una hebra de lana amarilla para coser una cruz en el centro. Me encanta! Soy sépero peligrosa...esto de trabajar en una carpintería es de terror, ¡¡¡¡Me dan ganas de canjear el sueldo por muebles!!!

Saludos, Victoria

3 comentarios: